Ahí estábamos, imaginando un pequeño negocio que se llamase «Redondeles con mensaje». La cosa no cuajó y acabamos siendo «Imperdibel». read more